Ayer 26 de octubre tuvimos en el colegio un “simulacro” de incendio, para que estemos preparados y saber lo que tenemos que hacer si alguna vez nos vemos en una situación parecida. Sonó una alarma, sin avisar, y todos comenzamos a evacuar nuestras clases, cada una por el sitio que le correspondía. En unos 6 minutos fuimos capaces de evacuar las clases y acudir al patio. Allí vimos que estábamos todos y que salvo algún pequeño fallo, estamos preparados para una emergencia de este tipo.